Extracto de Retiro de la Familia

Introducción

La historia que voy a contar en este momento, puede parecer sacada de una película de misterio, o de una película calificada “R”, por violencia, por palabras obscenas y por desagrado. Sin embargo, es una historia real que sucedió en una cárcel de República Dominicana. En cierta ocasión hubo un joven encarcelado que rechazaba constantemente la visita de una señora. Hasta que un día los presos que habían visto llorar a la señora domingo tras domingo (era el día de visitas), le preguntaron: ¿Por qué no recibes a esa señora que cada domingo viene a visitarnos?

Él volteaba la cara porque no quería ni siquiera contestar esta pregunta a sus compañeros de celda; hasta que un día al ver la señora llorando tanto le preguntaron: ¿Por qué no recibes a esa mujer que tiene tantos años viniendo a la cárcel a traernos comida, consuelo y la palabra de Dios. Ella nos trae mucho apoyo y nos ha visitado por mas de 20 años. Aquel joven contestó con una mirada triste y preocupada: ustedes tienen razón y es esa una de las razones por la cual hoy estoy en este lugar.

Esa señora es mi madre que mientras cuidaba a todos los vecinos y a todos los niños del barrio y venia a la cárcel y a los hospitales me dejaba solo en casa o con desconocidos. Mientras ella servia yo me perdía y me corrompía. Antes de los 7 me abusaron sexualmente y ella no se dio cuenta, me abusaban en las calles y ella no lo notaba. Siempre descuidé la escuela, y todo porque mi madre siempre estaba pendiente del prójimo.

Yo, nunca le importé. Mamá nunca estuvo en casa; a los once años comencé a robar. Sólo tenía trece cuando ya usaba drogas y a los quince-dieciséis ya era un delincuente. Ella tirada en su asiento llorando y diciendo! Oh, Dios mío! ¿Porqué mi hijo salió tan malo? Por qué mi hijo es tan difícil? Ya a los dieciocho años conocía la cárcel y hoy estoy aquí con una condena de treinta años por matar a un hombre a quien trate de robarle su dinero.

Ahora bien, si estuviera escribiendo este libro para los jóvenes, yo les diría que perdonen a su madre. Si estuviera dando la charla a un pastor, o a unas consejeras de damas; yo les diría que aconsejaran a las madres sobre cómo cuidar a los hijos. Pero este libro está dirigido a todos esos padres y madres que, aunque quieren llevar a sus hijos por el camino del evangelio y tienen el entendimiento y la comprensión de que nosotros nada podemos hacer si no ponemos nuestra familia en las manos de Dios. Muchos de nosotros tenemos prioridades como ministros, misioneras, pastores, líderes y no líderes de nuestro hogar. Muchas veces como padres y madres tenemos la función principal de trabajar para proveer para nuestras familias. En otras ocasiones, tenemos el compromiso de asistir a una iglesia y cooperar en el servicio a Dios.

La revista “Good News” en su entrega de julio-agosto 2008 provee datos muy interesantes al respecto. Según esta revista, el estado de matrimonio y de la familia en el oeste del mundo está muy débil. El matrimonio y la familia se degradan constantemente a niveles alarmantes. 1 de cada 2 matrimonios se disuelve y el divorcio parece ser la única solución para todos los problemas de la vida. Así como va el matrimonio, va la familia y de la misma forma va la sociedad y la civilización. Los medios de comunicación de hoy son a menudo una terrible influencia sobre el matrimonio y la familia, el medio nos ofrece una dieta constante de hedonismo y amoralidad (véase “antes que activar la TV”). Los medios de comunicación, a menudo nos enseñan que lo malo es bueno y lo bueno es malo (Isaías 5: 20-21).

En algunos los canales de televisión y en programas que son para ninos tenemos casos especiales de madres solteras divorciadas que crían a sus hijos en circunstancias extrañas, por ejemplo, una madre soltera es la cantante de un hotel y esta cría a dos gemelos dentro del mismo hotel. Una niña que la está criando el gerente del hotel como si no fuera nada importante, púes su padre trabaja y gana tanto dinero que no puede atenderla. Quieren que veamos este tipo de crianza como algo normal y como si no importara donde están los padres ni las madres de los niños. La soltería se alaba y se fomentan muchos tipos de relaciones que no están de acuerdo con los patrones y practicas de la palabra de Dios.

En otros programas prefieren hacer creer a los niños que la madre de los actores principales ha muerto o que los ha abandonado y de esa forma no es necesario presentar una familia como nosotros lo entendemos. Es mejor así para ellos y de esta forma están en neutro con todas las líneas de pensamiento. No se quiere asumir responsabilidad ni “influenciar” que una familia de padre, madre e hijos sea algo importante.

La familia y el matrimonio; su moral y su funcionalidad se han visto atacadas constantemente por todos los lados y en especial por la sociedad norteamericana. Hasta he escuchado que un grupo de psicólogos quiere proponer que se desestimen conceptos como familia y matrimonio. Todo esto mientras la definición de familia crece hasta hace “familia” a cualquier grupo donde haya dos o mas personas en una relación determinada.
En Filipenses 4: 8 leemos: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad. 9 Lo que también habéis aprendido y recibido y oído y visto en mí, esto practicad, y el Dios de paz estará con vosotros”. (RV 1960)
Ejercicio:
Habla con tu familia sobre las irregularidades de algunos programas de televisión donde quieren ridiculizar o minimizar el valor de la familia. Enfoca en los miembros de la familia la importancia de ser UNA FAMILIA.

El termino familia cada día encuentra una nueva definición que reta lo que muchos de nosotros considera una familia. Hasta el año 1960, los progenitores de una familia eran un padre y una madre. Ahora mismo hay cientos de miles de personas adoptando hijos cuyos padres son los dos o mujer u hombre. Dos mujeres adoptando una criatura para ser una familia, porque ellos llaman así hacer una familia.

Según Jim Hanfreid, en su enfoque sobre el origen de la familia, podemos ver la cita que él hace de Génesis 9:1, donde dice:

” Dios bendijo a Noé y a sus hijos y les dijo: sean bendecidos y llenen la tierra”. No obstante, la situación en todo el mundo se sigue rompiendo porque ya familia no es familia, y cada dia se añaden muchísimas descripciones de familias.

Mientras estudiaba mi doctorado en educación, tuve que hacer una tarea sobre la relación de los padres con la escuela con un enfoque sobre la familia y pude notar que hay mas de 25 definiciones de familia y según la sociedad, hasta un grupo de personas que deciden irse de su casa son una familia, no importando quienes son ni que son ni a donde van; Según los nuevos diccionarios sociologicos hasta las bandas, los criminales y los drogadictos con lugar comun son una familia. Que opinas?

¿Se acuerdan de “Los Hippies” en los años sesenta?, eran una familia. Desde el año 2000, la mitad de las personas, por lo menos en América, están creciendo en hogares disfuncionales. Ahora bien, según Génesis 1:28, Dios tenía un plan para la familia. Cuando Dios habla a Noé del diluvio en Génesis 9, se le da un mandamiento:”…multiplíquenle y llenen la tierra”.

Antropológicamente se dice que la familia se compone de las reglas de una cultura, del parentesco y los patrones biológicos así como de los maritales y de obligaciones recíprocas y que eso define a la familia (Diem, 1997). Cada cultura define quién es biológico y define por igual los parentescos maritales, y quién no es pariente, define las obligaciones que tienen los parentescos uno con otro.
La cultura americana mantiene una distinción entre los hermanos, las hermanas y los primos, pero algunas sociedades africanas tempranas no hacían ninguna distinción entre los hermanos, las hermanas y los primos y utilizó una sola palabra para señalar a estos parentescos.

Las reglas para el parentesco y las relaciones maritales de la familia son virtualmente ilimitadas y en este libro queremos enfocar la familia como nuclear y básica.

El propósito de este libro es acercarla a Dios mientras los miembros de la familia se acercan entre si.

Evitar los delincuentes, las prostitutas, los descarriados, los criminales, los desviados, los jóvenes vacunados contra el evangelio. Evitar la enemistad de los hijos contra los padres y los madres. Evitar que los hijos vean en los padres que son menos importantes que la iglesia.

Nuestro propósito no es decirte como criar tu familia. Es más bien, darte algunas pautas o granos de arena en la edificación de una familia de éxito. Concentrada en un propósito celestial. Usa este libro y recomiéndalo. Es necesario que atendamos nuestras familias y luego podamos atender la iglesia de Dios. Podemos ganar otra familia cuando les regalamos este libro, a nuestros compañeros de faena, a nuestros compañeros de trabajo y a todos aquellos que son parte de una familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s